Ana Milena

Compañeros de andar, mi nombre es Ana Milena Molina, reciban todo mi amor y gratitud.

Nací en la costa norte de Colombia, una ciudad llamada Barranquilla. Soy la menor de cuatro hermanos, llegué a la vida de mis padres por “accidente” después de siete años de ellos haber tenido su última hija, siendo esta una prueba para ellos pues ambos habían hecho de su matrimonio y sus vidas todo un caos.

Antes de nacer, me cuenta mi madre, yo me manifesté en una canalización en la que ella participaba y le expresé mi decisión y compromiso de nacer en ese hogar, que yo los había escogido porque yo necesitaba vivir ciertas experiencias que mis padres me iban a brindar. Yo vine a saber esa información después de muchos años y es hasta hoy que entiendo, agradezco y amo todas las experiencias dolorosas de mi pasado.

Desde muy niña mi madre me involucró a sus trabajos de asistencia social los cuales me enseñaron muchísimo a agradecer lo que tenía, a ver que siempre hay alguien que sufre más que uno, aprendí a sensibilizarme con el dolor ajeno. Sentía fascinación por conocer la esencia de las personas, sus necesidades; me interesaba por sus historias y veía siempre la manera de poder tenderles mi mano y a su vez me identificaba con su dolor.

Sufrí por mis temores, por mis culpas, mis instintos, por mis creencias y carencias, creadas o no, pero al mismo tiempo sentía esa fuerza que me llevaba a reconocer lo lindo y sagrado que habitaba dentro de mí. ¡Toda una lucha!

Tomé la decisión de estudiar psicología como una manera de poder entender, comprender y analizar el por qué nosotros los seres humanos nos aferramos al sufrimiento, a la infelicidad y disfrutar, en cierto modo, del flagelo que nos llevan nuestros propios pensamientos y actitudes, los cuales nos imposibilitan observar y sentir la majestuosidad y perfección de nuestro SER hasta el punto de negarnos a nosotros mismos.

Después de muchos años de constante trabajo en el conocimiento de mi misma, de una reforma íntima que aún continúa, fui abriendo ese canal que todos tenemos y que nos permite recibir la ayuda Superior e inagotable. Fue a través de las señales enviadas por los Ángeles que comenzó toda esta aventura de crear un método, una terapia donde yo pudiera servir para el despertar de la consciencia, viéndome obligada a salir de mi zona de confort y cumplir con esa misión a la que todos, de una manera u otra, estamos llamados a cumplir.

Dentro de esta aventura está el entusiasmo y la pasión de ayudar desde el AMOR, con la ayuda de los seres de Luz y la energía que nos rodea, a que este paso por el planeta tierra sea de mayor provecho y en esta existencia darnos cuenta que somos seres mágicos, únicos y perfectos dentro de nuestras propias imperfecciones, que merecemos ser felices y que contamos con todas las herramientas y los poderes para crear la realidad que deseamos  reconociendo a Dios dentro de cada uno, al mago, al alquimista que merece sanar y sanarse, perdonar y perdonarse, amar y amarse incondicionalmente. ¿Cómo se logra? Basta con cambiar nuestra actitud ante la vida y ante nosotros mismos, incorporando el sentido y la consciencia del UNO, cambiando paradigmas y transformando en AMOR todo cuanto acontece.

Es por eso que les brindo mi ayuda con una terapia que consiste en utilizar la energía del amor, tanto propio como Divino, fusionarla e integrarla para así  conectar con la fuente, con nuestra Madre Tierra, con el universo, con nosotros mismos y con todo cuanto nos rodea, liberando y transmutando las cargas del pasado y emociones que nos anclan y enferman el alma y el cuerpo desde su causa, reconociéndonos como responsables y cocreadores de nuestras vidas….Solo así comienza la sanación!!

 

Les agradezco una vez más el permitir llegar a sus vidas y brindarles todo mi amor.

Gracias, infinitas gracias.