Juan y Vicente

 

Juan

Todo empezó de pequeño….

Entre los 7 u 8 años, empecé a tener visiones de personas a las que solía frecuentar en la vida cotidiana. Se presentaban imágenes y visiones en plano. Esto provocó un colapso en mí, ya que no podía hablar con nadie que me entendiera de todo lo que pensaba o decía percibir de las personas.

Nací a los 7 meses (sietemesino) con algunos problemas de oxigenación en mis pulmones y mis piernecitas habían crecido encogidas, mis tendones no se habían desarrollado bien. Con la ayuda de algunas cirugías pude crecer sano. Esto provocó, hasta los 7 u 8 años la sensación de vértigo, que después fue orientándose en la percepción. De chico también era tartamudo. Me gustaba pintar y dibujar para expresar mis sentimientos en las pinturas.

De pequeño recuerdo visiones como viajes a lugares del universo y lugares salvajes, como si recordara vidas de mi pasado. De noche recuerdo subir a un árbol y esperar que una nave viniera a buscarme.

Entre sueños recuerdo burbujas de luz que habían pasado por esta Tierra. Fui creciendo y a la edad de 14 años fue donde se despertó mi mayor Don. Donde veía a la gente por la calle y observaba como se transformaban sus rostros. Eso causó un colapso en mis emociones internas por el impulso de decir lo que veía de ellas.

Después por cuestiones familiares recurrí a otros médiums y parapsicólogos, los cuales siempre terminaban siendo atendidos por mí. Esto fue acrecentando cada año.
He viajado por distintos países buscando información sobre qué es lo q realmente me pasaba. Desde chico supe que en mi misión fui elegido mago y alquimista en mi encarnación, y me di cuenta de que para iniciar el camino lo único que tenía que hacer era alejarse de los pensamientos negativos y asumir trabajar en la naturaleza, comunicándome con mis ancestros.

Desperté un inmenso interés por las plantas, sus funciones y los reinos elementales.

Voy conociendo durante mi camino a distintos Chamanes los cuales también he desarrollado y vivido experiencias personales, como la proyección y comunicación con las deidades del reino elemental y sus guardianes.

He danzado en fuego, tuve mucha comunicación y viajes astrales a los distintos reinos. Así he aprendido la herboristería, la magia de la clarividencia, que fue heredada por una abuela que fue emperatriz en su encarnación.

Raíces egipcias hicieron crecer en mi interés por la información de las culturas del alto Egipto.

También por raíces paternas descendientes de guaraníes indios de los territorios Cercanos. Esto hizo que buscase nuevamente mis raíces y me dedicara a la curación de las personas.
Las limpiezas tuvieron repercusión a lo largo del tiempo, pero por cuestiones personales (tiempo dedicado) y lo cotidiano, no eran lo que más hacía, ya que mantenía muy oculto estos dones.

En los últimos años he tenido la oportunidad de poder hacer cursos de Reiki y Yoga, pero me he dado cuenta de que lo mío es lo más espontaneo. Cuando recibo a las personas a solas en las sanaciones veo sus chakras y el aura. También su jerarquía espiritual. Si estoy ante un ser elevado o simplemente un desencarnado, esta situación me hace llevas un seguimiento más pausado, ya que a veces tengo que esperar a que mis ancestros me bajen la información.

Siempre Tengo visiones prematuras de quienes vendrán a visitarme. Eso me ayuda a prepararme para mi trabajo con ellos.

  • Mis dones se desarrollarían mayormente en:
    Cartomancia.
    Videncia con caracoles, dientes y huesos.
    La comunicación chamánica.
    Limpiezas con hierbas y elementos como plumas, huesos y barros.
    Lectura de las aguas y cristales.
    Conexión intensa con los mensajes de Arcángeles y Reinos Elementales.
    Conexión con las hadas, duendes y andinas.

Como Mago Blanco portador de la jerarquía del Báculo de Merlín, la Piedra Filosofal y el Pentáculo.

 

Vicente

Yo Soy Vicente. Puedo comentar que nací en un pueblo súper tranquilo, donde reina mucha paz y mucha naturaleza.

La vida me brindo la posibilidad de ser criado por padres adoptivos y ellos me brindaron todo lo que de niño necesitaba. Con esa contención y gran amor crecí. Desde muy poca edad ya pretendía y era consciente que NO sería un ser COMUN y NORMAL entre todos.

Rodeado siempre de mucha naturaleza y el campo.

Se me presentaron cosas en mi mente SANAS y puras. Cosas muy lindas para mi vida. Muchas que en ese momento no sabía si llegaría a vivirlas, era como un mundo de fantasía.

Esa misma situación segura y muy clara de todo eso … pensé que bueno…. y lo puse en práctica HABLANDO SOLO … en pleno campo con todo lo verde que me rodeaba. Ya realizando trabajos de cuidados de cultivos de maíz HABLABA con las plantas, y a pensar de no contestarme al principio, SIEMPRE seguía FIRME en mi propósito.

Poder vivir y llevar a cabo todas estas experiencias son una bendición divina. Siempre las personas han confirmado plenamente en mi capacidad y condición. Siempre con mucho respeto y compromiso genere un buen resultado. EL AMOR siempre me acompaño.

Subsistir y generar que otros puedan llevarlo a cabo es una satisfacción.

Quería ser docente, pero en la vida uno puede enseñar desde cualquier lugar que te toque. El ser un maestro es una bendición y de eso se trata. Aprendizaje, el estímulo, la generosidad, las pruebas. Todo esto genera la fe en cada uno. Llevando de la mano del corazón todo se puede y el día menos pensado YA ES POSIBLE. En la vida uno está para hacer un servicio y el mejor servicio es SER UTIL para todo lo bueno siempre.

Eso es amor incondicional que debemos profesar, hace que todo tenga sentido. El permitírselo también es parte. Uno tiene mucho más que agradecer que Pedir.

En este universo al cual estamos inversos hay de todo y para todo, está en uno ELEGIR, y allí arrancamos… ¿Con que? ¿Para qué?

Me gusta orientar a las personas, tengo muchos factores previos para ver por qué este individuo toma determinadas DESICIONES. SU PASADO influye y mucho. Su historia de familia. El hogar.

Primero debemos perdonar y luego interpretar para poder canalizar por donde se puede GESTAR UNA SOLUCIÓN.

Para las soluciones ya contamos con distintas HERRAMIENTAS, entre tantos el CUENCO TIBETANO es uno de ellos.

Sentirse pleno uno mismo, ya es un muy buen trabajo. Para así empezar a planear cualquier buen propósito de VIDA. La FELICIDAD ES cuestión de actitud y siempre debemos está FELIZ….

Gracias