Libélula Azul-Verde

A mis hermanos de luz, les doy la bienvenida.

Vengo de un hermoso lugar al Norte de América del Sur, cuyo nombre en la época de la conquista fue Pequeña Venecia, hoy Venezuela. Soy la más pequeña de una familia de clase media, y hoy en día mama de un gran maestro, mi hijo. Amante de la naturaleza, la familia, la buena música y las maravillas que nos regala el día a día. Estudie tecnología de materiales mención cerámica, contaduría pública y administración de empresas. He tenido la oportunidad de trabajar en instituciones educativas, lo que despertó en mí el interés de prestar servicio y colaboración a terceros.

Un evento personal me condujo a la búsqueda de la respuesta a esa interrogante que me había estado acompañado desde pequeña, lo cual era la posibilidad de existencia de algo más, algo que no nos han dicho, pero que todos de manera intuitiva sabemos. Así comenzó mi camino hacia este viaje espiritual y de reconexión con mi ser interior. Muchos han sido los libros, talleres y cursos acerca de diversos temas. A partir del Curso de Milagros y conversaciones con Dios, poco a poco fueron llegando libros, canales de YouTube, conferencistas y talleres. Fue la respuesta del universo a mi gran interrogante.

Comencé a practicar yoga, meditación, realicé cursos para activar mi sexto sentido, péndulo mágico, reiki (nivel 1 y 2), terapia cuántica angelical, y terapias de medicina emocional. Esta última ha despertado en mí el deseo de ayudar a otros en su proceso de sanación. A pesar de llevar pocos meses como voluntaria de las terapias de Rene Mey, mi experiencia ha sido totalmente enriquecedora al poder brindar amor incondicional a cualquier ser que lo necesite. Esto marco mi Norte, y estoy convencida que es mi propósito de vida.

Existen muchos caminos, pero todos tienen un mismo destino, la divinidad está dentro de cada uno de nosotros y todos somos UNO. Por medio del amor podemos ir despertando y elevando nuestra consciencia para que juntos podamos tener el cielo en la tierra.
Dentro de mis valores están el no juzgar, la tolerancia, el respeto y la dignidad por cada cosa que exista en nuestra hermosa Pachamama.
Todos somos fuente inagotable de luz, y una sincronicidad te trajo hasta este lugar del mismo modo que me trajo a mí. Por tal motivo, a partir de hoy, seremos compañeros de camino dentro del maravilloso viaje que denominamos vida.

Namaste.